Los profesionales no siempre se ponen de acuerdo sobre si existe o no un bajón de actividad durante las navidades. Todo depende de cómo le va a cada cuál.

NO. Unos dicen que no hay tal parón, que sucede todo lo contrario porque las empresas se ven obligadas a gastar sus presupuestos anuales. Eso hace que las navidades acaben convertidas en una época de trabajo frenético.

También sostienen que, dado que muchos proyectos deben ver la luz en enero -a principios del año entrante- diciembre acaba convertido en un mes de gran exigencia, y con un buen volumen de negocio.

SÍ. Otros, en cambio, aseguran que por estas fechas se produce un parón importante, porque a las empresas ya no les queda dinero para invertir, las decisiones se posponen hasta el año próximo y las fiestas hacen que la gente se concentre más en descansar, hacer sus compras y estar con la familia, y no tanto en el trabajo.

Si las cosas marchan bien para ti en estas fechas, y tienes muchos proyectos pendientes, solo tienes que hacer lo que siempre haces: concentrarte en realizar bien tu trabajo.

Si, en cambio, has notado un bajón en la demanda, vamos a proponerte unos cuantos consejos para que aproveches bien el tiempo:

Cosas útiles que puedes hacer en el parón de fin de año

Descansa. Tómate un descanso -seguro que muy merecido- para recuperar fuerzas y empezar el año con energía y con ilusión.

Evalúa tu desempeño. Haz balance de cómo ha ido el año, tanto a nivel económico como profesional. Detecta tus puntos fuertes y débiles, corrige errores y márcate nuevas metas para el nuevo año. Este cuestionario de autoevaluación puede servirte de gran ayuda.

Planifica el nuevo año. Con las conclusiones que extraigas de la autoevaluación y los objetivos que quieras conseguir a medio plazo, puedes elaborar un plan  para el año nuevo. Así te asegurarás de que avanzas hacia donde tú quieres, y no hacia donde las circunstancias te empujan.

Pon en orden facturas e impuestos. En breve tendrás que realizar la declaración de IVA del último trimestre. Aprovecha estos momentos un poco más relajados para recopilar y organizar todas tus facturas, y para poner tus cuentas en orden. Quizá no sea lo más divertido que se puede hacer, pero está claro que luego lo agradecerás.

Impulsa tus acciones de marketing. Escribe ese artículo que tienes en mente desde hace meses  y que todavía no has tenido tiempo de abordar. Seguro que algún blog está interesado en publicarlo, y que la comunidad lo recibe con satisfacción. Si la información o el enfoque que aportas son útiles, la gente hablara de ti, y te costará menos conseguir nuevos clientes. Actualiza tu web. Renueva tu currículum y tu portfolio. Diseña una nueva estrategia de marketing para el año nuevo.

Organización y copias de seguridad. Organiza toda la información útil que has ido generando a lo largo del año: datos de proyectos, de clientes, plantillas, facturas, documentos administrativos, etc. Asegúrate, también, de que toda la información queda a buen recaudo realizando copias de seguridad, offline u online. No vas a encontrar un momento mejor para hacerlo.

Mantente en forma. Las navidades están llenas de cenas y comilonas, de largas sobremesas caseras, dulces y bastante alcohol. Como consecuencia, solemos entrar en el nuevo año un poco más torpes y con unos cuantos kilos de más. Por eso es importante que aproveches estos días también para pasear y hacer deporte. Tu cuerpo -y tu mente- lo agradecerán, y así conseguirás empezar el año nuevo mucho más ágil y activo/a.

Y tú, ¿qué plan tienes para sobrevivir al parón?