Consejos para resumir y presentar de manera efectiva tu experiencia profesional [y tu CV]

Los “asalariados” buscan trabajo enviando su Curriculum Vitae. Los freelance necesitamos algo parecido para resumir nuestra experiencia profesional y presentarla, de manera atractiva y efectiva, a nuestros clientes potenciales, ya sea en un folleto promocional, o en el perfil de nuestro propio blog. 

Por eso, seguro que te interesan los consejos de Glenn Kelman -directivo y amigo de Guy Kawasaki- para elaborar un buen Curriculum Vitae. Primero, las cosas que suman puntos; después, las que te conviene evitar a toda costa. Aquí van:

Cosas que suman puntos

Un estilo directo: piensa que la mayor parte de los curriculum se escanean, no se leen.

Ordenado: si tu CV está hecho un desastre, esa es la imagen de ti mismo que estás transmitiendo

Resultados: céntrate en los resultados que has conseguido más que en las responsabilidades o en la experiencia. A partir de esos resultados, puedes explicar las responsabilidades y la experiencia que te han permitido conseguir esos resultados.

Bullets/puntos: 3 ó 4 por cada trabajo/proyecto.

Cifras: siempre que puedas, emplea datos y cifras concretas.

Ascensos: si tu rol ha cambiado debido a un ascenso, destácalo como dos trabajos.

Un enlace a tu blog. Si todavía no tienes blog, será mejor que vayas pensando en hacerte uno…

Historias de usuario: apóyate en las opiniones positivas vertidas por tus clientes y usuarios.

Máximo 2 páginas, y si eres menor de 30, una sola página.

Pasión. Menciona alguna cosa que hayas hecho y que muestre iniciativa y pasión por tu trabajo.

A medida: ajusta tu CV y tu carta de presentación para la oferta o proyecto concreto al que te postulas. Eso muestra que realmente tienes interés en ese proyecto, y que no se trata de “uno más” en tu lista.

Cursos completados. Lo importante no es tanto el contenido -que también- como la capacidad que tienes de superar los retos que tú mismo te marcas. Estos cursos completados demuestran que, cuando te propones algo, no te detienes hasta conseguirlo.

Dirección de Gmail, mucho mejor que direcciones de correo desfasadas (ctv, inicia, eresmas, o incluso hotmail… ;-))

Lo que conviene evitar

Saltos: trabajar para dos o más empleadores en menos de dos años, en el caso de los asalariados; que pase demasiado tiempo entre dos proyectos, en el caso de los freelance.

Lista genérica de habilidades: es mucho mejor que te centres en lo que conseguiste en cada empleo o proyecto concreto.

Errores de ortografía. Una de dos: o bien tienes fallos de formación, o no prestas atención a los detalles. ¿Para qué están los correctores?

Fotografías, a no ser que estés buscando trabajo como modelo…

CV en papel: piensa en los arbolitos. Mejor email, Word, ODT, página web, PDF.

Palabrería hueca. Es mejor que te la ahorres, porque no sirve más que para aburrir a quien la lee.

Puedes leer el artículo original Memo from Kafka’s Castle and What Employers Want to See on Your Resume, publicado por Glenn Kelman en el blog de Guy Kawasaki.