La clave está en hacer que tus clientes repitan

repetirYa sabes lo que dicen: se tarda meses en conseguir un nuevo cliente, y sólo se tarda unos segundos en perderlo.

Para que tu negocio funcione, tienes que encontrar nuevos clientes, es verdad, pero también es cierto que esa búsqueda constante puede consumir toda tu energía y tus recursos. Así que lo fundamental es que, una vez que hayas conseguido un cliente, seas capaz de mantenerlo y de hacer que repita, que vuelva a ti proyecto tras proyecto. Esos son los buenos clientes.

En FreelanceFolder nos proponen 4 consejos muy básicos para conseguir que nuestros clientes repitan:

1. Refuerza el “toque humano” en los servicios que prestas a tus clientes

Ya sabes que muchas empresas -sobre todo las que ya han alcanzado un cierto tamaño- acaban ofreciendo un trato impersonal a sus clientes, y además no se lo ponen fácil a la hora de contactar. Piensa en los números de atención telefónica, en las centralitas de recepción, en las esperas, en las veces que nadie responde… Como freelance, tú puedes ofrecer algo muy diferente: un servicio atento y cercano. Este constituye uno de los principales diferenciales frente a los grandes proveedores. Así que pónselo muy fácil a tu cliente. Que pueda contactar contigo directamente, y que la respuesta sea rápida.

2. Di la verdad, aunque no sea lo que el cliente quiere oír

Algunos profesionales mantienen la creencia -equivocada- de que un buen servicio al cliente consiste en decir siempre “sí”. Decir que sí a algo que no vas a ser capaz de hacer, o a una propuesta que va contra los propios intereses del cliente, no tiene nada de positivo para ninguna de las partes. Si eres honesto, esa honestidad pasará a formar parte de tu reputación. Es mucho mejor decir “no” a veces que decir “sí” cuando no vas a poder cumplirlo, o cuando el resultado va a ser un desastre.

3. Sé agradable

Piensa en tu restaurante preferido: posiblemente hay unos cuantos que son igual de buenos, y que tienen un precio más o menos parecido. Pero seguro que en el tuyo son amables contigo, te conocen, te tratan bien y saben cuáles son tus preferencias.

4. Conviértete en el proveedor “de calidad”

“Proveedor de calidad”. Esa es la etiqueta que realmente te interesa llevar puesta. Competir por abajo, en el sector de proveedores “baratos”, difícilmente sale a cuenta. Piensa que estamos en un mercado global, y que hay mucha gente que puede competir contigo si sólo tienes en cuenta el precio. Ya hemos comentado alguna vez los riesgos de convertir tu servicio en una commodity.

Además, si tu servicio es muy barato pero deficiente, los clientes no van a repetir. Es como una camiseta barata que, al primer lavado, ya está hecha polvo. El cliente enseguida se da cuenta de que la inversión, por baja que haya sido, no merece la pena.

¿Cuál ha sido tu experiencia?

Puedes consultar el artículo Customer Loyalty-Why You Need It and How to Get It, publicado por Laura Spencer en FreelanceFolder.