¿Yo también puedo hacerme freelance? Condiciones para convertirse en un profesional independiente de éxito

yo tambien puedo¿Todo el mundo puede convertirse en un profesional freelance? Mmmmm. En teoría sí, pero en la práctica, es mejor reunir al menos unos cuantos requisitos previos, para que la aventura no acabe antes de tiempo.

En Freelancefolder han recopilado las condiciones que necesita un auténtico freelance. Nosotros hemos puesto de nuestra parte para completar la información. Esto es lo que hace falta:

1. Una habilidad que alguien necesita. Si no existe demanda para el producto o servicio que tú ofreces, no vas a poder vivir de ello. A no ser que seas capaz de crear esa necesidad en el mercado. Pero eso ya son palabras mayores: significaría que eres un pequeño genio.

2. Conocimiento básico de negocio. No hace falta que hagas un máster en gestión empresarial, ni mucho menos, pero hay algunas cosas que te va a tocar hacer: generar una factura, comunicarte con tus clientes, guardar la información para cubrirte las espaldas, etc. Afortunadamente, contamos con buenas herramientas para realizar estas tareas “complementarias” de nuestra actividad principal. Por ejemplo, facturagem para crear y compartir las facturas.

3. Funcionar en la Red. Si no conoces ni utilizas los recursos y herramientas que hoy ofrece la Red, lo tienes muy difícil para dar el salto. Pero es una opción que podemos descartar. Si no, no estarías leyendo ahora mismo este artículo en este blog…

En la Red no sólo puedes encontrar un montón de herramientas útiles para realizar tu trabajo diario. Internet también te da la oportunidad de darte a conocer entre tus clientes potenciales. Tienes a tu disposición varias redes profesionales -para reforzar y ampliar tu base de contactos- y nuevas herramientas de comunicación y promoción como Twitter.

4. Tiempo. Elemental, querido Watson. Si no tienes tiempo para desarrollar tu trabajo, no puedes convertirte en un freelance. Este requisito es clave sobre todo al principio, porque casi todos los profesionales freelance arrancan compaginando su trabajo asalariado con proyectos por su cuenta. Ese suele ser el momento crítico. Si piensas que en tu agenda diaria ya no cabe ni una actividad más, prueba con esta receta mágica.

5. Espacio. Éste, en cambio, no suele ser un problema grave, porque si tienes donde vivir, entonces también tienes espacio para trabajar como freelance. Para funcionar en condiciones precarias, sólo necesitas un hueco para el ordenador y un par de enchufes.

La cosa se va complicando con el tiempo. Porque para la salud mental de un freelance es conveniente “separar” la vida y el ocio del trabajo. Por eso, lo ideal es que dispongas de un espacio específico -una habitación al menos- para realizar tus tareas. Así siempre sabrás cuándo estás trabajando y cuando no.

6. Ordenador, conexión a Internet y, quizá, teléfono. Es evidente, pero hay que decirlo. Sin un ordenador y una conexión no puedes funcionar en la Red, y por lo tanto estás “fuera”. Si te organizas bien con el correo y las herramientas de mensajería instantánea, el teléfono no tiene por qué ser imprescindible. De hecho, no utilizarlo puede ayudarte a organizar mejor tu tiempo -a veces pasamos horas hablando y hablando- y, lo que es seguro, te ahorrarás una pasta.

Características personales

Hay algunos rasgos más estrechamente relacionados con el carácter y que también son importantes para trabajar como freelance. Normalmente, ni se tienen ni se dejan de tener. Es decir, que si quieres, puedes desarrollarlos:

– Motivación para trabajar duro. Si estás motivado, puedes con casi todo. Esta motivación es fundamental sobre todo en los inicios, que suelen ser complicados. Piensa que no vas a poder compaginar dos trabajos -una en una empresa y otro en tu propio negocio- si no estás cargado de energía e ilusión.
Por otra parte, a veces esa motivación de los inicios se va desgastando con el tiempo. Por eso un freelance siempre tiene que ir marcándose nuevos objetivos.

– Capacidad para promocionarte. Quizá tengas mucha suerte, y los clientes se pongan a hacer cola para que trabajes con ellos. Por desgracia, esto no es lo más habitual. Y eso significa que, muchas veces, tendrás que promocionar tu trabajo para encontrar nuevos clientes. Más vale que estés preparado.

No se trata tanto de salir a la calle con un megáfono y una pancarta, sino de prestar atención a la comunicación en Red: participa y colabora regularmente en las redes sociales para dar a conocer tu trabajo. Mejor todavía si además puede asistir a eventos relacionados con tu profesión. También es importante que utilices los proyectos ya realizados para encontrar nuevos clientes: actualiza tu portfolio, realiza casos de éxito de clientes satisfechos, etc.

– Organización. Realizar diferentes proyectos para diferentes clientes, con diferentes exigencias y plazos de entrega, ya es de por sí complicado. Pero es que además tendrás que guardar facturas, pagar impuestos, llevar las cuentas, etc. Así que conviene que seas organizado. Tampoco hay que preocuparse antes de tiempo. Normalmente, serás organizado a la fuerza, por la cuenta que te trae. Piensa, eso sí, que podrás organizarte exactamente como tú quieras, y no como te digan los demás. Eso ya es un gran avance. Estos 10 consejos puede ayudarte.

– Comunicación. Lo mejor para evitar problemas es hacer que tu relación con los clientes sea lo más transparente posible. Para conseguirlo, necesitarás ser capaz de transmitir lo que piensas de manera clara, para que todos tus interlocutores reciban el mensaje de manera adecuada.

– Disciplina. Como freelance no vas a tener a un jefe detrás, metiéndote presión. Es una de las grandes cosas de ser un profesional independiente. Pero claro, tiene su contrapartida: si tú no te organizas para entregar tus proyectos a tiempo, nadie lo hará por ti. Así que necesitarás un poco de disciplina para avanzar a diario, y huir de los indigestos atracones de última hora. Aquí tienes algunas claves sobre la disciplina.

– Capacidad de aprendizaje. Hoy todo cambia a toda velocidad. El área de actividad en la que tú eres experto también cambia. Surgen nuevas tendencias, nuevas herramientas y formas de trabajo. Aparecen nuevos competidores, y los clientes pasan a demandar cosas diferentes. Por eso es fundamental que dediques un tiempo a ponerte al día, a seguir aprendiendo cosas nuevas. Estas herramientas pueden ayudarte.

¿Se te ocurre algún requisito más que sea importante para convertirte en freelance?

Puedes leer el artículo que hemos tomado como referencia, Can Anybody be a Freelancer, publicado por Laura Spencer en FreelanceFolder.