¿Conoces el método SMART? 5 pasos para darle nuevo impulso a tu actividad profesional

SmarteSpecifica, Mide, Acuerda, sé Realista y gestiona bien tu Tiempo. Estos 5 “ingredientes” son sencillos, y te permitirán dar un salto adelante en tu actividad profesional. Es lo que algunos denominan el método SMART:

1. eSpecifica: llama a las cosas por su nombre

La mayor parte de los conflictos tienen su origen en un problema de comunicación: no hemos entendido bien lo que nuestro cliente quería, o no hemos sabido explicarle a nuestro cliente lo que íbamos a hacer. Conforme aumenta el número de personas involucradas en el proyecto, las probabilidades de que se produzcan malentendidos se disparan.

Así que la clave para evitar problemas es una buena comunicación. Eso implica llamar a las cosas por su nombre. Especifica. Que todo quede claro. No te refugies en formulaciones vagas y ambiguas. Pronto se convertirán en falsos avances y falsos apoyos porque, en el transcurso del proyecto, cada parte las interpretará de una manera diferente.

2. Mídelo todo para mejorar

Ya lo decía Galileo: Mide lo que se pueda medir, y lo que no se pueda medir, hazlo medible. La explicación es muy sencilla: si somos capaces de medir algo -un trabajo, una tarea, una actividad- entonces también somos capaces de mejorar.

Mide tu tiempo y tu esfuerzo. Mide los resultados que has obtenido. De esta forma, la próxima vez conseguirás hacerlo mejor y, seguramente, en menos tiempo.

Con los datos encima de la mesa podrás definir tus objetivos de manera eficaz: serán estimulantes porque no resultarán demasiado fáciles de conseguir, pero tampoco serán irreales ni inalcanzables.

3. básate en el Acuerdo

Trabajas con gente, no en contra de la gente. Por eso resulta fundamental que bases tu trabajo en el diálogo y el acuerdo. El acuerdo no consiste en decir siempre que sí, sino en llegar a un punto de encuentro entre las partes.

Si consigues que los acuerdos sean suficientemente claros y explícitos, nadie podrá abusar de su posición, ni de la buena fe de los demás. El acuerdo te permitirá avanzar con seguridad a lo largo del proyecto.

4. sé Realista

Usa tu imaginación para impulsar tu talento y tu creatividad, no para arruinar tu actividad profesional. Por creativo que sea tu trabajo, una cosa es la fantasía y otra la realidad. El trabajo no se hace solo. No tienes alas, no tienes 5 brazos, tampoco tienes superpoderes. El cliente va a exigirte resultados. Tienes que ser realista para saber cuándo puedes comprometerte con un proyecto. De lo contrario, la realidad del proyecto acabará aplastándote.

5. gestiona tu Tiempo

El tiempo es dinero, o al menos podría serlo si lo empleases de manera eficiente. No sólo eso. El tiempo bien empleado puede proporcionarte, además, mucho más tiempo libre para hacer lo que quieras.

Si no cuentas con un sistema, por sencillo que sea, para controlar cómo y en qué inviertes tu tiempo, te estás perdiendo una de las herramientas fundamentales para sacarle más partido a tu actividad profesional.

Gestiona el tiempo, o el tiempo te gestionará a ti. Prueba con estos excelentes consejos.

Puedes consultar el artículo Are You Freelancing the SMART Way?, publicado en Smart Men with Pen.