La competencia técnica no basta: 7 recomendaciones para mejorar tu desempeño profesional

7 esmeraldas

Tendemos a pensar que lo que marca la diferencia entre los profesionales freelance es, casi exclusivamente, su competencia técnica. Es decir, que si un profesional es más experto que otro en su área de actividad, necesariamente va a realizar un mejor trabajo para el cliente.

Pero esto no siempre es así. La competencia técnica es fundamental, es verdad, pero por sí sola no basta. Puedes ser un genio, pero si no eres capaz de tratar con tu cliente, de responder a sus dudas, de gestionar bien el proyecto, y un largo etcétera, nunca vas a poder ofrecerle al cliente lo que realmente espera y necesita de ti.

En otras palabras, hay muchas otras cosas que el cliente espera de un freelance, y que pueden marcar la diferencia entre un profesional y otro. La mayor parte de las veces la clave está en realizar el trabajo con atención y dedicación, pensando siempre en el cliente.

En Freelancefolder han recogido 7 recomendaciones básicas que te permitirán mejorar mejorar tu desempeño profesional. Vamos a verlas.

1. Trato personal y amigable

Los clientes no quieren tratar con una especie de ogro desagradable que dice que no a todo y se queja por cada petición; tampoco quieren vérselas con un funcionario que se sitúa al otro lado del mostrador y asiente con condescendencia. Buscan una persona cercana que les escuche con atención y se preocupe realmente por sus problemas. Es lógico: es más o menos lo que todos esperamos cuando vamos a contratar un servicio.

No hace falta que te conviertas en un comercial charlatán, ni que entres en detalles de la vida personal. Basta con que demuestres interés por el trabajo que realizas para tu cliente. Eso hará que él se sienta cómodo, y que confíe en ti. ¿Hay algo más importante?

2. Ponte en la piel del cliente

¿Qué pensarías y qué sentirías si tú fueras el cliente? ¿Cómo reaccionarías?

Las cosas siempre se ven de manera diferente cuando te pones en el papel de otra persona. Es la base de lo que conocemos como empatía, y es una virtud clave para relacionarse con otras personas.

Si consigues ponerte en la situación del cliente, podrás entender cuáles son sus expectativas, sus miedos y sus necesidades, y esto te permitirá anticiparte. Así podrás dar una respuesta adecuada y temprana.

La empatía abrirá una nueva puerta en tu relación con los clientes, en la medida en que te permitirá descifrar comportamientos que seguramente antes no tenían ningún sentido para ti, y que por esa misma razón acababan generando problemas y malentendidos.

3. Ahórrale dinero a tu cliente

Haz todo lo que esté en tu mano para ahorrarle dinero a tu cliente -sin rebajar tu tarifa, claro está- y conseguirás obtener toda su confianza.

¿Cómo? No es difícil. Tu cliente te pedirá ayuda para tomar decisiones asociadas al proyecto. En vez de proponerle y sugerirle siempre la opción más cara -como si fueses a comisión- ponte en su papel y recomiéndale la opción que mejor se ajusta a sus necesidades, y que le permitirá ahorrarse un buen dinero. Tu cliente no lo olvidará.

4. No abuses con tus tarifas (no seas avaricioso)

Evidentemente, tienes que cobrar una tarifa justa por tu trabajo. Eso nadie puede discutirlo. Pero lo que no deberías hacer es aprovechar cualquier ocasión para cobrarle a tu cliente una cantidad que sabes que es excesiva.

Seguro que ese pellizco “extra” te viene muy bien, pero aparte de que no es ético, si el cliente descubre que has abusado de él no volverá a confiar en ti. Se sentirá engañado, y esa es una sensación que tiene difícil arreglo.

Como guía puedes utilizar la siguiente reflexión: siempre deberías ser capaz de poder explicarle al cliente por qué le cobras lo que le cobras.

5. Sé profesional en todos los aspectos

Si quieres crecer como freelance, todo lo que hagas debe dejar bien claro que eres un profesional y no un aficionado que se ha metido a realizar proyectos para sacarse unos dinerillos.

¿En qué se traduce esto? Por ejemplo: en que te ajustes a los plazos de entrega comprometidos; en que respondas con rapidez y cortesía a todos los emails y las llamadas de tus clientes actuales y potenciales; en que mantengas un entorno de trabajo limpio y ordenado; en que mantengas un buen nivel en todas las comunicaciones que mantienes con tus clientes: web, blog, fotos, correos, llamadas, folletos promocionales, portfolio, curriculum, etc.

Ser profesional también consiste, por qué no decirlo, en que evites colgar mensajes, fotos y vídeos comprometedores para tu negocio en las redes sociales. Tu vida privada es tuya, y haces con ella lo que quieres. Pero si la haces pública, tendrás que atenerte a las consecuencias. Por poner un ejemplo, no puedes pretender que las fotos de una “juerga” nocturna desmedida aporten credibilidad a tu carrera profesional…

6. Realiza un buen trabajo siempre

Parece obvio, pero no podemos dejar de mencionarlo, porque todavía hay muchos profesionales aficionados a las “chapuzas”. De hecho, seguramente te habrá tocado algún proyecto en el que has tenido que arreglar el desastre generado por un freelance que llegó antes que tú…

Haz el trabajo siempre con la misma calidad que exigirías en un proyecto para ti mismo. Olvídate de los atajos que te permiten hacerlo todo más rápido y fácil en perjuicio de la calidad. No pases por encima de los detalles simplemente porque crees que nadie se dará cuenta. Mantén un nivel alto y tu reputación te permitirá conseguir nuevos proyectos.

7. Participa en la comunidad

Para recibir algo de la comunidad primero hay que aportar. Analiza cuáles son los grupos o comunidades en los que te estás moviendo actualmente: compañeros profesionales especializados en la misma actividad que tú, cámara de comercio de tu región, un determinado gremio -publicidad, fontanería, fotografía-, una red de blogueros…

Establece un plan de acción para participar de forma más activa en estas comunidades, y estudia la posibilidad de entrar en otros grupos nuevos. Piensa que con tu aportación contribuyes al crecimiento de la comunidad, y puedes incluso marcar el rumbo de evolución. Más adelante, como consecuencia de tu aporte, la participación en estas redes te dará reconocimiento, y se transformará en nuevas oportunidades para aprender de los demás, y para conocer a nuevos clientes potenciales.

¿Cuáles son tus consejos para marcar la diferencia como profesional?

Puedes consultar el artículo 7 Tips to Set You Apart as a Freelance, publicado por Brian en Freelancefolder.