El plan perfecto: 10 pasos imprescindibles para mejorar tu trabajo

No importa lo bien que hagas tu trabajo, siempre puedes hacerlo mejor. Estos 10 pasos te ayudarán a llevar a cabo con éxito cualquier plan de cambio o mejora:

1. Dónde estás

Analiza la situación en la que te encuentras: qué tienes y qué echas en falta; qué funciona y qué no funciona; qué te gusta y qué no; y por qué.

2. Adónde quieres llegar

Establece los objetivos que quieres cumplir.

3. Lluvia de ideas

Piensa en las acciones que te permitirían cumplir esos objetivos.

Piensa en lo que parece obvio -es fundamental- pero piensa también por fuera de los caminos ya transitados. Pon a prueba tu creatividad y tu pensamiento lateral.

Estudia las mejores prácticas de la competencia, en tu campo concreto de actividad y en otros diferentes.

4. Prioridad

Selecciona las mejores ideas.

Busca el equilibrio entre las acciones que te permitirán generar un mayor impacto y las  que -de acuerdo a tus recursos, conocimientos y capacidades- son más fáciles/sencillas de realizar.

5. Diseña un plan

Pon los pies en la tierra: traduce esas mejores ideas en un plan concreto, en una selección de acciones que puedes llevar a cabo sin poner en riesgo el resto de tu trabajo.

Establece también los parámetros que te permitirán medir el éxito de dichas acciones.

6. Crea un calendario

Ordena las acciones en el tiempo, y plásmalas en un calendario de ejecución y seguimiento, con sus hitos y puntos clave.

7. Ejecuta el plan

La capacidad de ejecución es la que marca la diferencia  entre una fantasía y la realidad.

Haz lo que habías planeado. No dejes de hacerlo por miedo, por comodidad ni por pereza.

Pero ten la flexibilidad suficiente para cambiar sobre la marcha cuando las circunstancias así lo exigen.

8. Mide el impacto real de estas acciones

Utiliza indicadores lo más objetivos posibles, y contrástalos con los objetivos iniciales.

Realiza las preguntas clave:

-¿Has conseguido los objetivos que buscabas?

-¿En qué medida?

-¿Qué ha fallado?

-¿Por qué?

9. Corrige y ajusta las acciones para mejorar los resultados

Este ejercicio te permitirá comprobar cuáles son las acciones de mayor impacto, y cuáles te ofrecen el mejor rendimiento entre esfuerzo invertido y resultados obtenidos.

Vuelve a medir y a ajustar, así hasta que  todo vaya sobre ruedas.

10. Sigue mejorando

Esta es una carrera de fondo, que no tiene fin, porque las buenas -y las  malas- ideas nunca se agotan.

Cuando todo funcione bien, no te quedes parado: sigue atento a lo que sucede a tu alrededor; sigue pensando en cómo mejorar, en cuál puede ser siguiente paso.