Cómo elegir los colores de tu marca

colorEn FreelanceFolder han recopilado algunas de las cosas que hay que tener en cuenta para elegir los colores de tu marca (personal o corporativa). Hemos seleccionado lo más interesante:

1. Empieza con las preguntas clave

-¿Qué colores son los que más te gustan/atraen?

-¿Existe algún color que transmite bien tu marca (o aquello que haces o que representas)?

-¿Hay algún color que te provoque rechazo o que, simplemente no quieras utilizar?

-¿Qué valores/sensaciones quieres transmitir a tus clientes?

-¿Cuál es el objetivo de la marca que quieres construir?

2. Estudia a la competencia

Merece la pena dedicar un tiempo a estudiar las marcas de la competencia, y esto es así por dos motivos:

 

I. Encontrarás buenas ideas en las mejores prácticas

Lo mejor es aprender de los mejores. Encuentra buenos trabajos y analízalos para encontrar la inspiración que necesitas.

II. Podrás evitar construir una imagen demasiado similar a la de tu competencia cercana

Puede que a ti te encante el azul oscuro, pero si tu principal rival ha elegido el azul oscuro para su marca, es muy posible que tu propuesta se vuelva indistiguible de la suya.

Es verdad que en el mercado freelance la competencia es tan amplia que no resulta sencillo identificar a los competidores directos. Aún así, presta atención a los profesionales de tu mismo nicho y de tu mismo radio de acción.

3. Conoce lo que los colores dicen

Cada color transmite emociones distintas. Resulta muy útil conocer cuáles son las asociaciones típicas: por ejemplo, los rojos inspiran energía y cierta agresividad, los verdes claros transmiten tranquilidad, los azules oscuros seguridad, etc.

Estas asociaciones son, seguramente, culturales, pero la comunicación consiste precisamente en eso, en dominar el lenguaje social. Así que resulta fundamental conocer el mensaje asociado a cada color.

Algunas generalidades:

ROJO. El más cálido y dinámico. Estimulante, apasionado, poderoso, expansivo. En sus formas puras, puede ser utilizado para acentuar, para llamar la atención sobre un elemento concreto, para mostrar poder o pasión. Cuanto más rojo, más energía.

NARANJA. O se ama o se odia. No es tan abrumador como el rojo. Se trata de un color equilibrado, vibrante y energético, sugestivo y atrayente. Puede aportar dinamismo y energía al diseño sin sobrepasar al usuario.

AMARILLO. El más brillante de los colores cálidos. Es alegre y expansivo. Inspira optimismo y energía. Puede ser utilizado para mostrar felicidad y alegría. En su forma más pura, puede utilizarse en diseños específicos para niños. Con tonos más oscuros puede dar un toque de antigüedad al diseño.

VERDE. Este color secundario es el color de la naturaleza. Es tranquilo, equilibrado y rejuvenecedor. Transmite estabilidad. Puede introducir armonía en el diseño.

AZUL. Sin duda, es el favorito, el color más utilizado. El azul transmite confianza y seguridad, calma y espiritualidad. Es excelente para los diseños corporativos.

MORADO. Representa nobleza, abundancia y dignidad, pero también puede inspirar creatividad e imaginación. Las formas más oscuras de morado inspiran lujo y riqueza. Las más claras pueden estar asociadas al romanticismo.

NEGRO. El negro -utilizado como fondo, o en combinación con otros colores más claros- es poderoso, elegante y moderno, y puede inspirar misterio.

GRIS. Transmite calma y neutralidad. En un diseño conservador, puede inspirar una cierta falta de energía.

BLANCO. Inspira claridad, limpieza, esperanza, y apertura. También puede ser asociado con la esterilidad y la simplicidad.

MARRONES

Crema/Marfil. Elegancia y pureza.

Beige. Conservadurismo y piedad. Como el gris, puede ser considerado aburrido.

Marrón. Transmite confianza, experiencia y comodidad.

4. Ten en cuenta las diferencias culturales

Como hemos explicado, el mensaje que los colores transmiten varía en cada cultura. Desde luego, debes tener eso en cuenta si vas a dirigirte a otros mercados y comunidades diferentes a la tuya. Aquí tienes unas cuantas pistas interesantes.

5. Trabaja la mezcla, busca una paleta

No basta con elegir un color. Lo normal es que crees una pequeña paleta con varios colores base, y que ensayes las diferentes combinaciones para garantizar que no desvirtúan el mensaje que quieres transmitir.

Es muy importante -fundamental- asegurarse de que el color elegido para el texto resulta visible sobre el fondo.

6. Prueba antes de decidir

Antes de dar el paso definitivo -imprimir tarjetas y papelería, etc.- pon tu nuevo diseño de marca a prueba. Muéstraselo a otros profesionales con criterio, e incluso a alguno de tus clientes, para comprobar que no genera rechazo. Y prepárate para corregir o afinar detalles.

Debes tener en cuenta que al ser humano le cuesta cambiar, y que por eso los cambios no suelen ser aceptados inmediatamente. Si el trabajo está bien hecho, con el transcurso de los días ese pequeño rechazo inicial -acompañado de dudas- dejará paso a una sólida aceptación.

7. Grandes infográficos sobre el color

Busca, estudia, inspírate. Te animamos a que consultes estos 9 muy buenos infográficos sobre el color.

Puedes consultar el artículo How to pich colors for your personal brand, publicado por Sonia Mansfield en FreelanceFolder.