Balance de fin de año de 2020: ¿has conseguido tus objetivos?

Cada vez queda menos para terminar 2020. Cuando quieras darte cuenta, las fiestas se te habrán echado encima y tendrás un pie en el año nuevo. Así que este es un buen momento para hacer balance.

Te proponemos un cuestionario que te permitirá evaluar tu desempeño profesional en 2020, y te ayudará a diseñar tus objetivos para 2021. No hace falta que respondas por escrito; basta con que reflexiones sobre las preguntas y apuntes lo más destacado.

Cuestionario de evaluación

  1. ¿Cuál es tu valoración general del año? ¿Repetirías la experiencia? ¿Qué es lo que cambiarías?
  2. ¿Has conseguido tus objetivos profesionales? Si no es así, ¿a qué crees que se ha debido?
  3. ¿Has conseguido tus objetivos económicos? Si no es así, ¿a qué crees que se ha debido?
  4. ¿Qué ha sido lo más positivo?
  5. ¿Qué ha sido lo más negativo?
  6. ¿Qué has echado en falta? Por ejemplo: preparación, disciplina, organización, material informático o de oficina, financiación, aplicaciones, conocimientos, marketing y promoción, energía…
  7. ¿Cuáles son los principales problemas a los que te has enfrentado? ¿Cómo has sido capaz de superarlos?
  8. ¿Cuáles han sido tus puntos débiles?
  9. ¿En qué aspectos crees que deberías mejorar? ¿Qué necesitas para conseguirlo?
  10. ¿Cuáles han sido tus puntos fuertes y tus aciertos? ¿A que crees que se han debido?
  11. ¿Tus clientes se han mostrado satisfechos por tu trabajo?
  12. Si algún cliente no se ha mostrado satisfecho, ¿cuál ha sido el motivo?, ¿cómo te lo ha hecho saber?, ¿qué medidas has tomado?
  13. ¿Estás satisfecho por el trabajo realizado?
  14. ¿Qué necesitas para mejorar tu desempeño?

Balance de fin de año de 2020 mediante un cuestionario

Desempeño por áreas

Puntúa de 1 a 10 (donde 1 es muy pobre y 10 es excelente) tu desempeño en las siguiente áreas:

  • Capacidad para encontrar nuevos clientes (incluye marketing y promoción)
  • Elaboración de presupuestos (tiempo de entrega, precisión de la estimación, porcentaje de aceptación)
  • Precisión en la estimación de tareas
  • Organización del trabajo
  • Comunicación con el cliente
  • Gestión de los cambios (el cliente solicita algo que está fuera de la estimación inicial)
  • Cumplimiento de los plazos de entrega
  • Calidad del trabajo entregado
  • Medición de la satisfacción del cliente
  • Satisfacción personal con el trabajo realizado
  • Seguimiento de clientes tras el proyecto
  • Índice de repetición de los clientes
  • Salud (¿cómo te encuentras físicamente?)
  • Rendimiento: beneficio económico respecto al esfuerzo realizado
  • Innovación
  • Creatividad
  • Relación entre gastos e ingresos (lo que cobras frente a los gastos que tienes)
  • Expectativas respecto al futuro (cuál crees que será la situación dentro de un año)
  • Conciliación de la vida profesional y familiar

Análisis de la información y diagnóstico

La información que obtengas al responder estas preguntas te dará las claves necesarias para realizar un diagnóstico acertado sobre tu desempeño. Eso te permitirá diseñar un plan de acción para el año entrante. Este plan -elaborado con una cierta perspectiva- te debería permitir corregir errores anteriores, reforzar y extender puntos fuertes y, por supuesto, avanzar profesional y personalmente en la dirección que más te interese.

Un ejemplo: Toma las áreas de actividad en las que has obtenido una valoración pobre. Analiza las opciones disponibles para resolver esos errores o, simplemente, para amejorar tu desempeño en ese aspecto concreto. Reflexiona sobre cuáles pueden ser las medidas más adecuadas y los objetivos que quieres conseguir. Finalmente, introduce esas medidas en el plan para el año próximo, asignándoles los recursos necesarios. Asegúrate de ejecutarlas y mide los resultados obtenidos.

Un caso más concreto: Si has descubierto que podrías realizar tu trabajo de una forma mucho más rápida y eficaz utilizando una nueva aplicación, deberías asignar los recursos necesarios (tiempo y dinero) para aprender a manejarla. Desde hoy mismo podrías establecer el plan: cómo vas a conseguir el software, cuándo vas a empezar, cuánto tiempo vas a dedicarle, si necesitas un curso o lo vas a hacer por tu cuenta, etc. No olvides incluir algún mecanismo que te permita  medir el cumplimiento del objetivo marcado.

No hacer nada no es la solución

A la hora de afrontar cualquier reto es evidente que contamos con diferentes opciones, y que no siempre podemos saber cuál funcionará mejor. No dejes que esto te paralice. Reflexiona, elige y actúa. Si el resultado no es el esperado, cambia. El auténtico riesgo cuando las cosas no marchan bien es no hacer nada.

¿Aumentar tu tarifa?

El inicio del año suele ser el momento más adecuado para plantear un aumento en las tarifas. Así que deberías empezar a pensar sobre ello desde ahora mismo, para comunicarlo a tus clientes con tiempo y de la mejor forma posible.

Estas son algunas de las razones que podrían llevarte a un aumento de tarifas:

  • El aumento del coste de la vida (y con él, el aumento de tus costes fijos)
  • Las cuentas no salen: la supervivencia de tu actividad profesional está en riesgo si no aumentas las tarifas.
  • Has conseguido una cartera fiel de clientes que va a seguir confiando en la calidad de tu trabajo
  • La experiencia del último año te ha permitido crecer como profesional, y ahora proporcionas unos servicios más eficaces y de mayor calidad

Objetivos para 2021. ¿Hacia dónde quieres crecer?

La evaluación no consiste solo en corregir errores. También debes diseñar tu estrategia para seguir creciendo profesionalmente. Esto no afecta necesariamente al tamaño de tu negocio, sino más bien a tu satisfacción personal. Y sobre todo teniendo en cuenta la situación tan complicada que vivimos y viviremos en el próximo año. Es por esto por lo que definir la estrategia es muy importante.

El hecho es que si no reflexionas sobre los objetivos que quieres conseguir a medio y largo plazo, y no pones los medios necesarios, es posible que dentro de un par de años te encuentres muy lejos de donde te gustaría estar. Por eso es importante que no lo dejes todo a la improvisación.

Define qué es lo que quieres hacer con tu vida personal y profesional a medio plazo, y determina cuáles son los pasos que debes dar para avanzar en esa dirección. Después, concreta todo eso en un plan de acción para el próximo año. Este es el mejor camino para ir adonde tú quieres, y no adonde el destino te lleva.

¿Cuáles son tus planes para 2021?

Etiquetas: